Consumo colaborativo: todo lo que tienes que saber

Consumo colaborativo: todo lo que tienes que saber

La popularización de las nuevas tecnologías ha traído consigo nuevas prácticas económicas. Una de ellas, vinculada en especial a la economía digital, es la del consumo colaborativo. Consiste en que dos o más particulares se pongan en contacto, generalmente a través de una plataforma virtual, para intercambiar de forma pactada bienes y servicios. Airbnb, Blablacar o Uber serían ejemplos de empresas cuya creación está basada en el consumo colaborativo.

A continuación te damos más información al respecto, centrándonos en el mundo de la inversión y en el contexto a nivel estatal, y te explicamos qué necesitas para sumarte a esta tendencia.

¿Qué es el consumo colaborativo?

Se trata de una práctica económica que, en primer lugar, propone una alternativa a los hábitos de consumo conocidos hasta ahora. Quienes consumen ya no son entes aislados, sino que forman parte de una red interactiva. Además, en muchos casos, también proveen bienes y servicios, como sucede en las plataformas de compraventa.

Por otra parte, la economía colaborativa va más allá de realizar intercambios pactados entre iguales. Una de sus posibilidades más interesantes es la del crowdfunding o financiación colaborativa. Consiste en que un gran número de personas inversoras financien un determinado proyecto. Para contar con todas las garantías legales, de seguridad y de privacidad, lo ideal es recurrir a plataformas especializadas en este tipo de inversión, como es el caso de Crowdfunding Bizkaia, la primera plataforma de crowdfunding de una administración pública.

La economía colaborativa resulta, por tanto, de gran ayuda para potenciar el emprendimiento. Y al mismo tiempo, permite que la ciudadanía intervenga directamente en el tejido productivo y empresarial de su entorno. Para potenciar este último aspecto, en Crowdfunding Bizkaia apostamos por gestionar proyectos de inversión vinculados a la innovación tecnológica y social.

Cómo funciona a nivel estatal: ejemplos

Tanto en nuestro país como a nivel europeo, el consumo colaborativo ha tenido un considerable impacto en los últimos años. A parte de los ejemplos citados anteriormente, podemos encontrar gran cantidad de proyectos nacidos del consumo colaborativo que han sido exitosos y que abarcan una gran oferta de bienes y servicios.

Para destacar la transversalidad del consumo colaborativo, cabe mencionar Etsy, donde se venden productos artísticos; Screenly, donde se organizan eventos para ir al cine o Socialcar, donde se alquilan coches de particulares, entre muchos otros ejemplos.

¿Qué debo hacer para iniciarme en el consumo colaborativo?

Como ya hemos comentado, para iniciarse en la economía colaborativa basta con decidirse a consumir o proveer bienes y servicios. A partir de aquí, solo hay que dar con una plataforma especializada en el tipo de intercambios en los que se quiera participar. Cada una cuenta con sus propias particularidades.

En el caso de Crowdfunding Bizkaia, se trata de una plataforma gestionada directamente por la Diputación Foral de Bizkaia, lo que garantiza toda clase de garantías de cara a las personas inversores o emprendedoras.

Descubre los requisitos para subir tu proyecto en Crowdfunding Bizkaia, y conoce los proyectos activos actualmente.

CNMV

Crowdfunding Bizkaia está autorizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores conforme a la ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial. Está inscrita con el nº 25 en el Registro de Plataformas de Financiación Participativa de la CNMV.